Expat

VIEJOS AMIGOS

Ahora que Marie Kondo está tan de moda, me pregunto qué recomendará sobre el número de amigos que hay que conservar. ¿Hará como con los libros? Treinta y va que chuta… Si es así, estoy más alejada de sus consejos de lo que pensaba, porque en cuestiones de amistad (y en muchas otras), rozo el síndrome de Diógenes. Acumulo amigos desde la más tierna infancia y, aunque no sean íntimos ni nos veamos con una intensa frecuencia, ahí siguen, en mi agenda y en mi vida. Es que soy un animal social que disfruta compartiendo sus historias con el que se deja y me cuesta cerrar puertas.

Amigos del primer colegio, del último, de la facultad, de diversos trabajos, amigos de amigos, espontáneos y hasta exnovios.

ss-080306-animalcelebs-17-grid-9x2

No sé si elegimos a los amigos o hay una conjunción astral que los pone en nuestro camino. Hay veces que la amistad surge como una chispa y otras requiere pico y pala para sacarla a flote. A mí me faltaría el aire sin alguien con quien conversar o reír, al que confesarme y escuchar, con el que hacer planes y contemplar el mundo. Me gusta la gran mayoría de la gente, conocer su historia, encontrar conexiones, descubrir inspiraciones y admirar actitudes. Y los buenos amigos no hacen más que aportar sustancia, me hacen ser mejor persona, y eso es un chute de energía. Sirven de bálsamo y de resorte, de reposo y de dopamina. Se convierten en familia, son una relación con cimientos de anécdotas y experiencias vividas. Es un amor desinteresado y honesto, libre, sin ataduras, basado en la bondad de los beneficiarios.

Confieso que también disfruto de momentos de “bichobolismo”, de los que solo me sacan las ganas de un abrazo o una sonrisa ajena. En Singapur tardé un año en abrirme al mundo exterior, a gusto como estaba con mi recién estrenada vida familiar. Mi querido Mr. Good asumió la responsabilidad de cumplir como el compañero que lo abarcaba todo. Eso sí, en cuanto me propuse salir del dulce ostracismo, encontré los amigos que me dieron el aire fresco necesario para aliviar las altas temperaturas de la expatriación.

IMG_8130De vuelta en España he recuperado el contacto con muchos amigos, algunos apartados de mi camino, otros nunca se alejaron. Con la distancia y la edad aprendí a seleccionar y a valorar a aquellos que merecen el esfuerzo necesario para conservarlos. Esos que me han visto equivocarme pero no salen con un ya te lo dije; me han visto caer y han venido al rescate; me han visto triunfar y lo han sentido como un éxito propio. Amigos que se maravillan al verme crecer, que recuerdan a la niña que fui y solo le desean lo mejor, porque en una época compartimos pupitre o copas y estuve a su lado para llorar y reír, para jugar y soñar. Mis viejos amigos me infunden el calor que arropa este invierno madrileño.

 

 

13 comentarios en “VIEJOS AMIGOS”

  1. Este invierno ya no es tan frio porque estas aqui. Aunque te he añorado mucho ya es como si no te hubieras ido. La amistad es como el amor cuando llega y te llena te lo quedas, tu me llenas corazon. Tq

    Le gusta a 1 persona

  2. Precioso. Amigos hasta de las cosas malas como digo yo. Tengo preparada una entrada para mis compis de “batalla”. Hasta a ti te conocí por un momento malo de mi vida. Así que sí… Serán los astros o algo. Un besazo. Sigue escribiendo. Muaaaks

    Le gusta a 1 persona

Si te ha gustado, deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s