PEQUEÑOS PLACERES

Lo mejor de vivir fuera de mi país es la ilusión por descubrir cosas nuevas y la capacidad de apreciar lo que tengo y lo que he conseguido. En cierto modo, me he quitado lastre de encima, he simplificado mi vida y la he reducido, en principio, a mis emociones y la gente que las llena. Con los años, en general, he ido dejando atrás preocupaciones que antes me parecían un mundo, y empiezo a disfrutar mucho más de pequeños placeres que componen mis días en Singapur:

  • Llevar andando al colegio a mi pequeña Miss Sunshine, aunque repita mil veces “venga, que llegamos tarde”. Dejarla allí contenta, saludarla con la mano desde el otro lado de la valla y volver después a recogerla. A ella eso le ha dado la tranquilidad necesaria para afrontar el cambio. Pero a mí me da la vida por las mañanas cada vez que me desea un buen día.
  • Pasear sola por un parque o escaparme a la playa entre semana con amigas. Patear la ciudad, sin necesidad de coche y no echarlo de menos. Improvisar un café o una charla. En definitiva, tener mi tiempo.

IMG_1533

  • Disfrutar de la vida en familia en casa o fuera, organizar planes para el fin de semana y volver agotados a casa. Siempre hay algo que hacer en esta ciudad, es fantástico.
  • Preparar galletas con la peque o dejar que ayude en la cocina y lo ponga todo perdido. He de confesar que la expatriación me ha hecho vivir la maternidad plenamente, de verdad, con sus cosas buenas y malas.
  • Cenar escuchando las historias que se le ocurren a mi pequeña Miss Sunshine con tal de no comer, con 180 grados de Radio 3 de fondo. Y ver cómo disfruta aprendiendo, cómo imagina y crea, cómo canta sus canciones y las nuestras. Es mi hija, qué puedo decir si es en sí toda una alegría con rizos.
  • Esas charlas con mi querido Mr. Good para contarnos el día, en las que terminamos arreglando el mundo y consigue sacar lo mejor de mis neuronas con su cabecita brillante.
  • Una llamada de un@ amig@ que desbarata nuestros horarios, rompe la rutina y hace que el día sea una gran celebración de la amistad.
  • Poder contemplar la luna y las estrellas desde casa o ver salir el sol después de una tormenta. Es difícil pronosticar el tiempo y librarse de nubes o bruma aquí, así que descubrir la luz brillante es un pequeño placer en una ciudad:

Duda la luna

en las noches urbanas.

Eclipse de luz

  • Ponerme delante del ordenador a escribir y que el tiempo pase sin enterarme. Y tener ganas de continuar.
  • Ir a un concierto con mi queridísimo Mr. Good o a cenar los dos solos, reírnos, mirarnos, hablar… y que no pasen las horas.
  • Preparar una escapada a algún rincón cercano o el próximo viaje a España, por mucho que me estrese hacer maletas y dar a basto para ver a todo el mundo. Y siempre, esperar la próxima visita de un amigo y sentir que Singapur está en el cuaderno de viajes de muchos de ellos.
Anuncios

3 pensamientos en “PEQUEÑOS PLACERES

Si te ha gustado, deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s