MAÑANA

*Inspirado en la historia de Socorro y Sinesio

1223404

Socorro y Sinesio

Mañana veré tu cara junto a la mía sobre la almohada, adusta, las arrugas profundas, el cabello escaso. Aún puedo distinguir el amor que habita en tus ojos pequeños y acuosos. Contemplo la ternura de los sueños compartidos bajo las mismas sábanas.

Mañana tocaré la piel ajada de tu espalda, ligada a los huesos que sobrellevan el peso de una vida. Mis manos manchadas por los años reviven el universo de emociones del pasado. Acaricio el  legado silencioso de las veces que nos amamos.

Mañana oleré el rastro añejo de la memoria, cargado de recuerdos de aquellos primeros días. Tu perfume resucita dudas y temores que se ahogan en la evidencia de nuestra eternidad. Respiro la plenitud de una promesa cumplida.

Mañana saborearé los buenos días en un beso de tus labios ya borrados. La risa es la sal de nuestro vínculo, fórmula infalible de una dieta baja en riñas y mentiras. Desayuno tostadas de respeto y lealtad, mojadas en el café cotidiano de la nostalgia.

Mañana escucharé el cariño de tu voz trémula cuando alargues la palabra juntos en este futuro soñado. La banda sonora de la paternidad se reproduce en el alboroto de los nietos. Percibo el sonido satisfecho de los cuentos nocturnos y las batallas de antaño.

Mañana sentiré el abrigo del amor en nuestros paseos, bajo el sol, bajo la lluvia. Las hojas amarillean y pierden lozanía, mientras las raíces se nutren de la tierra abonada. Solo quiero tu compañía cuando llegue el invierno.

Para mi querido Mr. Good

 

Anuncios