Acerca de mimundoyalrededores

Actualmente vivo en Singapur. Hasta aquí me trajo el amor y mi vida ha cambiado radicalmente. Siempre he sido de compartir mis historias con el que quisiera escucharme. Pues por aquí voy a empezar.

CUANDO MENOS TE LO ESPERAS

Hay una película de Edgar Neville, La vida en un hilo, que reflexiona sobre la influencia del azar en nuestras vidas y nos muestra cómo sería la historia si hubiéramos optado por un camino diferente al que elegimos inicialmente. La vi hace muchos años y me hizo pensar cómo decisiones que creemos insignificantes tienen consecuencias inesperadas: esa fiesta a la que casi no vas, donde conociste a tu pareja, o ese vuelo que cancelaste y se estrelló al despegar, por poner un ejemplo más drástico.

nunca-es-tarde-para-soñar

Yo creo en el destino, en las casualidades que no lo son y en todo lo que está escrito para cada uno. Podemos cambiar el rumbo, pero hay algo inevitable en nuestra hoja de ruta que nos hace volver a donde debíamos estar. No es que haya un guion cerrado, con cada coma y cada entrada en escena marcada, pero sí un laberinto de caminos que elegir y que conducen irremediablemente a un fin determinado. Queda espacio suficiente para disfrutar de las cosas pequeñas y para dejarnos sorprender por detalles ridículos. Si no, nos perderíamos la magia de una mirada, de una risa, de un abrazo…

La vida se construye con esos momentos que se improvisan, en los que se actúa sin escaleta y nos ponen el vello de punta.

Escribí hace tiempo sobre la serendipia, eso que sucede afortunadamente cuando no lo estabas buscando. Como cuando no encuentras un calcetín y aparece el día que pierdes las gafas de cerca, vamos 😝. En mi vida ha habido mucha serendipia y me encanta, porque me gustan las sorpresas. Lo de tenerlo todo planificado nunca ha ido conmigo, aunque una idea general sí es de agradecer. A veces suceden cosas buenas, y entonces creemos que no las merecemos; otras veces son malas, y tampoco las merecemos. Pero con todas avanzamos, sacamos una lección y crecemos. No siempre hay un camino de baldosas amarillas que nos conduzca a Oz y, además, aparecen pedruscos que nos impiden seguir, que no entendemos por qué ni para qué están ahí, pero, como dice una maravillosa amiga, lo que sucede conviene, y terminamos por comprender su función y hasta la agradecemos.

tumblr_llgumtovhW1qcqad5o1_500_large

La vida es una montaña rusa que nos sube y nos baja, nos pone del revés sin avisar, pero que nos lleva donde debemos estar. De nosotros depende cómo tomamos esas curvas, a qué nos agarramos y cómo la disfrutamos, porque cuando más tranquilos estamos, ¡zasca!, llega un giro repentino y se viene abajo el tenderete que tanto esfuerzo nos costó montar. Vivir requiere dar lo que Einstein llamaba “un salto a lo desconocido”.

Y es que esto va de aceptar retos y, si quieres garantías, vete a El Corte Inglés.

Estoy ahora ante una de esos desafíos que se presentan en el camino y muero del susto, lógicamente. Dijeron que el amor no viene a casa a buscarte, ni el trabajo, aunque parece que con Deliveroo todo es posible. Después de consultar a mis oráculos, he decidido tirarme a la piscina, porque antes muerta que quedarme con la duda del “y si”. Quizás no pueda seguir escribiendo en este pequeño espacio y tenga que dejar aparcado algún sueño, pero esto son dos días y uno ya ha pasado. Así que, voy a sacarle todo el zumo a los limones que nos da la vida y a hacer un mojito para celebrarlo, porque, cuando menos te lo esperas, todo sale bien.

Anuncios