Relatos

COMPROMISOS MODERNOS

desconexion-total

Fue una noche agitada, de sueño ligero y pensamientos atropellados. El paso que iba a dar le imponía respeto, miedo incluso, pero estaba decidido. Era un compromiso a largo plazo, quién sabe si de por vida. Él, que había sido un caso perdido, #singleforever, sin ataduras ni responsabilidades, parecía que, al fin, sentaba la cabeza. Cuando se lo anunció a sus padres, se emocionaron: habían perdido toda esperanza al ver los cuarenta tan cercanos.

Sin embargo, ahí estaba él, con todo preparado para lanzarse por fin a la #vidaadulta. Un poco tarde, cierto, pero qué se le puede pedir a un hombre que todavía vive con sus padres por culpa de un trabajo precario y que solo piensa en que llegue el viernes #TGIF. No aportaba nada en casa porque, por suerte, sus padres no lo necesitaban, y, como le decían: mejor ahorra para tu futuro. Pero él, adicto al postureo, lo gastaba todo en estilismos perfectos, bares de moda y en viajes a cualquier destino con hashtag. Hasta que le ascendieron.

Lo que parecía un trabajo de mierda terminó siendo su camino al éxito. Empezó a trabajar en aquella oficina diez años antes. No encontraba la motivación más que en el sueldo raquítico a fin de mes, pero sueldo, después de todo. La empresa prosperó con el milagro tecnológico y en esos años pasó de ser una pequeña pyme a convertirse en una startup con futuro. Su experiencia le sirvió para ascender a project manager dentro de su estrategia de marketing y, por fin, se sintió valorado, motivado. Yes, I can! Maduró de golpe y salió al espacio online. Era un astronauta en una misión, impulsado por los vientos de la era digital.

Conoció a una chica en un afterwork. Ella también tenía un buen trabajo, vivía sola, de alquiler, y tenía propósitos en la vida. A él le pareció todo muy cool. Empezaron a salir y dejaron los viajes para el verano. Él abrió una cuenta remunerada, se compró un coche en leasing, se apuntaron juntos al gym y los domingos empezaron a alternar las comidas en casa de las respectivas familias. #truelove.

Llegó el momento de dar el paso definitivo. Lo había pensado mucho y consultado en los foros. La crisis y los cuarenta a él no le iban a afectar. Se levantó eufórico; era un gran día, pensó. Se duchó, desayunó healthy, y subió la foto de la tostada de aguacate a Instagram. Se anudó la elegante corbata de #HugoBoss, aunque fuera de outlet, y comprobó su ritmo cardíaco en el smartwatch. Con un mensaje inspirador –today is gonna be a good day!– posteó un último selfie antes de entrar en el edificio solemne donde formalizaría su dulce condena. Su novia estaba radiante, impecable, #beautifulgirl. La besó, la tomó firmemente de la mano y juntos recorrieron el pasillo para iniciar el protocolo necesario. Delante del oficial, pronunciaron las palabras que les unirían para siempre:

–Queremos solicitar una hipoteca conjunta. #tubancoamigo 😉

2 comentarios en “COMPROMISOS MODERNOS”

Si te ha gustado, deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s