JUGANDO A SER MAMÁ

Hace tiempo leí que las niñas, en un momento dado, se enamoran de sus papás; parece que, de algún modo, descubren las relaciones románticas. Mi pequeña Miss Sunshine descubrió lo que es tener padre hace tres años, porque nació sin uno real, y parece que esta revelación incluye el paquete completo. Afortunadamente le ha tocado mi querido Mr. Good, que es un padre estupendo, entregado y divertido. Tendríais que ver cómo lo pasan juntos cada vez que la pequeña le reclama para hacer nuevas construcciones, llevarla en hombros a todas partes o retarle a una guerra de almohadas sin piedad. Luego termina llorando, porque no sé cuál de los dos es más gamberro. Parece que tengo dos críos en casa en lugar de uno, y a mí me toca el papel de mala en la película, poniendo orden entre tanto despiporre.

2015-04-19 19.08.52

Los dos son felices, y no sabéis lo que me emociona verles así. He tenido mucha suerte; bueno, los tres la hemos tenido, porque desde el principio encajamos fenomenal. Les gusta disfrutar de su ratito de juego antes de empezar con la rutina de baño y cena. Es en ese momento, sentados los tres a la mesa, cuando mi pequeña Miss Sunshine nos cuenta sus cosas del cole: las canciones, lo que le han dicho la profe o los amigos, y las mil historias que se le ocurren con tal de no comer. Que yo no sé por qué, pero me paso el día tirándole de la lengua para que me cuente qué tal le ha ido y sólo por la noche decide ponernos al corriente de todo lo que ha pasado. La verdad es que las cenas se convierten en los  momentos más divertidos del día, deberíamos publicarlas en Youtube.

Llega la hora de irse a dormir y comenzamos el ritual: 2017-07-31 08.57.43lavar los dientes, cuento si no se ha hecho tarde y besos, buenas noches, te quiero mucho. Todo normal, por lo general, aunque hubo una época en que lloriqueaba y se resistía a dormir, entre monstruos y fantasmas. Sin embargo, últimamente la cosa se ha complicado y aparece en nuestra habitación durante la noche con cualquier excusa. Porque imaginación no le falta y ha decidido que tenemos que estar todos juntos. Ante mi desesperación por la falta de sueño, porque tres (más Frida) son multitud en una cama de 1,50, saco paciencia de donde no queda e intento entender los motivos de mi hija:

–Mi amor, ¿qué te ocurre? Tienes que dormir en tu cama, así no descansamos ninguno.

–No quiero dormir sola, mamá –me dice muy compungida.

–Pero siempre has dormido solita en tu habitación, que te encanta. Como una niña mayor.

–Es que vosotros dormís juntos –replica lloriqueando –y yo soy pequeña y duermo sola.

–Si no estás sola, ratón. Tienes a tus koalas, que te acompañan, y a todos tus peluches [duerme con TODOS en la cama, más de veinte].

Entonces explota:

–Son muñecos, mamá. ¡Yo quiero un hombre de verdad!

¡Horror, mi pequeña Miss Sunshine está enamorada! Me entra un ataque de risa, no puedo evitarlo, porque su razonamiento es aplastante. Me temo que, como decía el artículo aquel, “ha comprendido que es mujer, se identifica con mamá e intenta, como ella, conquistar a papá”. Así que no me queda otra que dejar clara mi posición y esperar a que aparezca su primer amor o la siguiente fase de crecimiento. Lo primero que llegue.

Anuncios

4 pensamientos en “JUGANDO A SER MAMÁ

Si te ha gustado, deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s