HISTORIAS DE AMOR Y DISTANCIA

Chico conoce chica. Se enamoran, estudian o trabajan, se van a vivir juntos o se casan, forman una familia con hijos, con perros o con gatos. Comen perdices, o quinoa, y son felices. Las opciones son múltiples, pero si a esta fórmula le añadimos el factor distancia, el resultado se vuelve más interesante. Una prueba más de amor que superar. Y si en esa distancia entran en juego distintas nacionalidades, conseguimos el más difícil todavía de las muchas historia de amor que me encanta escuchar.

w2dy0eo2cuhp8nxl1u9

Amigas y conocidas a este lado del mundo me cuentan cómo, en la mayoría de los casos, el amor fue lo que les trajo hasta aquí. Pocas imaginaban qué les tenía preparado el destino, hasta dónde tendrían que viajar para formar una familia. Unos se conocieron estudiando fuera, o por culpa de una emigración forzosa. Otros en un viaje de placer, en una playa perdida, en un bar de Singapur, en un regreso al hogar. Parejas formadas por una ecuatoriana y un neozelandés, una argentina y un estadounidense, una filipina y un alemán, una irlandesa y un colombiano. Muchas han creado un auténtico mestizaje de culturas y experiencias, una maravillosa fusión de identidades. Quizás simplemente tuvieron el valor de aprovechar la oportunidad de emprender una nueva vida junto a su pareja en otro punto del planeta. Y no lo dudaron.

Cuando escucho la historia de una mujer española que en los años 70 se fue a trabajar de au pair a Inglaterra, que allí conoció a un chico malayo de origen indio y que decidieron casarse e irse a vivir a Malasia, sin saber cómo ni cuándo volvería a ver a su familia, me doy cuenta de que el amor mueve el mundo. Hay tantas mujeres y hombres que lo dejaron todo por seguir a su pareja, que encontraron el amor en países remotos o que llegó de la mano de un oriundo de una ciudad que ni sabían ubicar en un mapa, que es fascinante comprobar la determinación de una persona enamorada. Con mi propia experiencia aprendí que, a veces, las decisiones se ven tan claras que arriesgar parece lo más natural. Y que, en el amor, si lo piensas mucho, no es amor.

Todos estos hombres y mujeres son unos valientes que hacen de su nuevo destino un hogar lejos de casa. Han apostado y han ganado, a pesar de las renuncias, de la nostalgia, de la incertidumbre. Han peleado por su relación, se han sacrificado, quizás, por la carrera de uno de ellos. Le han dado la mano a su compañero de aventuras para superar juntos cualquier obstáculo y han echado un órdago a la vida. Y ahí siguen, dispuestos a reinventarse una vez más y dar a sus hijos un mundo de posibilidades, aunque tengan que criarse con abuelos virtuales. Porque, como dice Pablo Arribas en su texto Sal con un valiente:

Los valientes se la juegan “porque esa aventura no se la pierden”.

 

Anuncios

2 pensamientos en “HISTORIAS DE AMOR Y DISTANCIA

Si te ha gustado, deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s