NO DEJO DE SORPRENDERME

Llevo ya año y medio por estas tierras y sigo sin acostumbrarme a algunas pequeñas cosas. Otras me sorprenden, para alegría de mi escasa curiosidad. En cualquier caso, después de haber conocido Hong Kong en esta Semana Santa, agradezco que Singapur fuera nuestro destino, porque aunque la región china es fascinante por sus contrastes y su entorno, la vida allí debe ser pelín más complicada, aunque sólo sea porque el inglés se les ha olvidado.

1712E567-2ACD-4D39-AAF9-B9ABADABAEBE

A lo que iba. Hay varias cosas que me asombran y me siguen llamando la atención de la vida en esta ciudad, como por ejemplo:

  • Las piernas arqueadas, zambas, deformes a veces, de muchos asiáticos, auténticos prodigios de ingeniería a la hora de dar un paso sin pisarse sus propios pies. He leído sobre el fenómeno uchimata, una aberración estética como otra cualquiera por la que se fuerza a caminar con los pies torcidos para dar un aire más frágil, casi infantil, pero no creo que sea el origen de estas deformidades.
  • La eficiencia y claridad de la burocracia. Impresionante: si te dicen que tardan una semana, en siete días tienes lo solicitado. Casi todo se puede tramitar online y, aunque suele haber infinitos formularios y trámites que completar, todos son muy sencillos, generalmente.
  • Los extraños olores a comida. En cualquier sitio: en la calle, en los taxis, en un centro comercial. Hay un aroma algo plástico que a mí me aturde, no puedo con él, y aún no he descubierto qué es (aparte del durian).
  • Los baños fuera de los establecimientos. Si vas a la peluquería en un centro comercial, pongamos por caso, y a mitad de tinte mi pequeña Miss Sunshine anuncia su incontinencia fisiológica, tienes que salir por los pasillos con el pelo lleno de mejunje y la capa de anti héroe para llegar hasta el baño más cercano. Menos mal que la vergüenza ya no existe, con eso de que no me conoce nadie, pero un día me encontraré a alguien y a ver qué cara pongo.
  • La incapacidad en la atención al cliente y la falta de recursos para problemas sencillos. Me he encontrado con situaciones como dejarte colgada con la entrega de la compra a domicilio, sin darte alternativa posible, o ir a buscar un pintalabios de un color en una perfumería y decirte que no tienen, sin que se les ocurra ofrecerte otro similar. Ahora, como quieran venderte algo, son cansinos, cansinos.
  • El precio de las cosas. Ya lo he dicho muchas veces, que esto es muy caro para casi todo. Adaptarse o morir.
  • El clima impredecible. Cuando es época de lluvias, porque no sabes cuándo llueve, y cuando no, porque no sabes si saldrá el sol o seguirá nublado. Lo que es constante es el calor, ése no falla. Tampoco me acostumbro al haze, que amenaza con volver 😦

2014-11-28 17.21.04-1

  • El Singlish y los mil acentos imposibles. Porque el inglés o el americano, todavía, pero es que a mi oído le cuesta este batiburrillo de pronunciaciones. Y ya no os digo cuando es en forma de WhatsApp y no sabes si las abreviaturas están en inglés, en bahasa o en mandarín. Me siento la protagonista de La tesis de Nancy.
  • La amabilidad de los extraños. Esto podría ocurrir en cualquier lugar del mundo, porque no es que aquí sean más simpáticos, pero me he encontrado gente dispuesta a ayudar o con una sonrisa amable en la cara como para alegrarle el día a cualquiera.
  • Las nuevas amistades. Cuando menos lo esperas, encuentras una persona con la que hay un clic y todo parece más fácil.
  • Mi capacidad de adaptación. Impresionada me hallo, y es que a todo se hace una, oiga. Con mis nostalgias y mis inseguridades, que soy humana, pero parece que llevo viviendo en Singapur con mi querido Mr. Good toda la vida. Siempre en la zona de confort que uno se crea cuando sale de la anterior, pero descubriendo nuevos territorios por explorar.

Y podría seguir, porque, a pesar de estar ya hecha al entorno, es maravilloso sentirse una niña y que el mundo te muestre infinidad de sorpresas por todas partes.

 

Anuncios

7 pensamientos en “NO DEJO DE SORPRENDERME

  1. Ahí está tu secreto mi vida, en no dejar de sorprenderte, sin cansarte, sin quejarte, sin demostrar hastio, sin lamentarte continuamente de la situación que, todos sabemos, pocas personas aguantarian, sin perder tu humor ni tu sensibilidad, sin dejarte derrotar.
    Muy al contrario siempre sacando lo bueno, agradecida, sonriente…..en definitiva tu mejor tu.
    Un ejemplo y una referencia, y toda una lección de vida mi querida Pego, eso es lo que eres.
    Te veo pronttoooootoooooooootooooooo…
    Te quiero.

    Le gusta a 1 persona

Si te ha gustado, deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s