UN NUEVO AÑO

Un nuevo año que no ha podido empezar mejor, aunque la “vuelta al cole” cueste lo indecible después de unas magníficas vacaciones en Bali. No pretendo dar envidia a nadie, que esto aquí es como irse a Canarias, pero me han servido para cargar las pilas de familia y energía, de felicidad y serenidad para entrar en 2016. Los propósitos de año nuevo no me gustan, no vaya a ser que no los cumpla, así que confío en que todo llegará: lo que deseo, lo que necesito o creo necesitar. Siempre es mejor dejarse sorprender por el destino o como queráis llamarlo.

2016-01-03 15.41.55

Hemos pasado diez días inmejorables mi pequeña familia, mis hermanos, mi cuñado y mi sobrino pequeño, aunque parece que han sido dos meses. Y no porque se hayan hecho pesados, todo lo contrario, sino porque hemos desconectado por completo con unas fiestas navideñas muy peculiares. Celebramos la cena de Nochebuena en un pequeño restaurante en la costa lluviosa de Sanur, con menú italiano y baile típico balinés. Llegó Papá Noel al hotel, tan de sorpresa como cualquier año, 2015-12-26 17.05.32 copyy nos contagiamos de la ilusión que brillaba en los ojos de mi pequeña Miss Sunshine al abrir sus regalos. A la mañana siguiente pusimos rumbo a Gili Air, un islote al norte, cercano a Lombok, donde el único medio de transporte es el carro de caballo(s), la bicicleta y las embarcaciones que surcan el estrecho. Allí disfrutamos de la más atípica comida de Navidad en un chiringuito en la playa y mi querido Mr. Good comenzó su descompresión de estrés laboral. Lo que no consigan unas chanclas y una cerveza sobre la arena, no lo consigue nada.

De vuelta a Bali, a pesar del bullicio y del caos de tráfico que domina la isla, conseguimos aislarnos todo lo posible en una villa sobre una colina, lejos de todo. Dos días de turismo nos bastaron para comprobar la belleza de los campos y los templos, la generosidad de la naturaleza en estas latitudes, la pericia necesaria para conducir entre cientos de motos por esas calles de Krishna y lo agotador que resulta pasar el día metido en un coche, entre atascos interminables y hordas de turistas curtidos en viajes organizados. Decidimos, pues, disfrutar de lo que teníamos a nuestra disposición y darnos con fruición al dolce far niente, que para eso estábamos de vacaciones.2015-12-30 14.12.46 copy

Llegó el día de Nochevieja con algún problema intestinal en la familia, pero con polvorones, turrón, vino y uvas traídos desde España, que había que darle un aire mínimamente tradicional a una cena con vistas al mar a base de arroz frito, ensalada y pescado a la parrilla. Desde que comenzó a anochecer, las costas de Bali se llenaron de fuegos artificiales. Cientos de puntos centelleantes iluminando el horizonte como flashes que retrataran el final de otro año. Y en aquel escenario de luz despedimos el 2015, con mi pequeña Miss Sunshine replicando las campanadas con una cuchara y una cubitera, engullendo uvas de lata y fundiéndonos en abrazos eternos, para atrapar ese momento único en que se renuevan las ilusiones.

El día de Año Nuevo cambiamos el chocolate con churros por un zumo de piña en la playa, en una preciosa cala que nacía de una cueva, pero atestada de lugareños, surferos, vendedores de pareos y bañistas como nosotros. La perfección en temporada alta no existe, es un hecho científico. Además, el mar mostró su cara más fiera y nos dio un pequeño susto para recordar la fragilidad de la vida y la bondad del ser humano. Así conocimos a dos entrañables aventureros españoles que ayudaron a mi sobrino a salvar las olas que lo tenían atrapado. Ellos se sumaron a la gente local tan encantadora que nos ha acompañado y a la que hemos ido encontrando, haciendo que este viaje fuera más delicioso si cabe.

2016-01-03 13.31.24

Mi año comenzó con un zapato roto, con lo que eso quiera presagiar, rodeada de gran parte de la gente que más quiero y añorando a los que no estaban junto a mí. Lo que traiga 2016, bueno será, mientras sea al menos como los últimos cuatro años: con sus dudas, sus alegrías, sus decepciones, sus risas, sus lágrimas, sus emociones, sus sorpresas y todo el amor que ha llenado mi vida desde el momento en que decidí ser madre.

Selamat Tahun Baru! O lo que es lo mismo, ¡Feliz Año Nuevo!

Anuncios

Un pensamiento en “UN NUEVO AÑO

Si te ha gustado, deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s