¿A QUÉ TE DEDICAS?

¿A qué te dedicas? Es una pregunta que últimamente me hacen mucho los amigos o la gente nueva que voy conociendo. La verdad es que nadie se interesaba tanto por mis quehaceres desde el “¿estudias o trabajas?”. Entiendo la curiosidad, porque cuando alguien empieza una nueva vida, todo cambia. Efectivamente, mi día a día no tiene nada que ver con mi rutina anterior: me levanto a la misma hora que antes, pero no cojo el coche y voy a una oficina; voy andando al colegio de mi pequeña Miss Sunshine y vuelvo a casa. Es decir, me dedico a ocuparme de mí, de mi familia y de mi casa, como hacían la mayoría de nuestras madres. Y es que no dejo de acordarme de mi madre ahora: de cuando yo era pequeña y me recogía en el cole o en la parada de la ruta; de las tardes con ella en casa o en El Corte Inglés, el Tiffany’s de Holly Golightly para mí (https://www.youtube.com/watch?v=h1R_V1YZyQc); de sus canciones, sus mimos, sus consejos y sus capones, que ella era muy de indicaciones contundentes. Recuerdo querer vestirme igual con una falda escocesa roja que teníamos parecida las dos, o acompañarla a la peluquería, o despertarla los fines de semana a las 7 de la mañana, que era mi hora los días de colegio. Pues ahora, mi madre soy yo.

Llevo tiempo intentando averiguar qué hacer con mi vida laboral. Esta alma insatisfecha que llevo dentro me permite saber lo que no quiero, pero no me muestra lo que me apasiona. He ido frustrándome a lo largo de mi vida, intentando encajar en estudios y trabajos que no me llenaban y terminaban por amargarme. Tengo un departamento de aficiones, ambiciones y oficios en huelga indefinida, con unos piquetes informativos de lo más peleones, que no me dejan acceder a la fábrica de sueños ni con nuevas condiciones laborales. Y ahí ando, negociando con ellos para descubrir qué me mueve y emociona, qué hace que se detenga el tiempo y despierta mis ilusiones. Porque a estas alturas, lo de ponerme a vender en inglés o presentar las maravillas de la videoconferencia a unos posibles clientes de ojos rasgados no es que se me atragante, es que me da náuseas.

Tengo la enorme suerte de contar con el apoyo de mi querido Mr. Good, que me escucha, me entiende, me anima y, además, me mantiene. Uf, eso, cómo suena, ¿verdad? Yo riéndome toda la vida de una compañera del colegio que anunciaba que de mayor quería ser “Señora de”. Yo, que pedía en momentos de ansiedad un “retirador” para olvidarme de objetivos comerciales y presiones de fin de trimestre. Pues toma, ahí lo tienes, el paquete completo. A ver ahora cómo te manejas con esto, tú que no has hecho otra cosa que proclamar tu independencia económica desde los 18 años, y que te has valido por ti misma hasta para tener un hijo. Como dice siempre mi amiga Sandra: “que no se cumpla todo lo que desees” (o algo así).

Me animáis a reinventarme, pero yo no sé cómo se hace eso a los 45 años. A mí me gusta charlar con mis amigos, reírme con mi hija y mi señor esposo, ver una buena película en compañía y con palomitas, jugar y acariciar a mis perras, disfrutar del sol y del mar y montar muebles de IKEA. Nada de esto da de comer, salvo que me agencie una furgoneta y me ofrezca en la puerta de la tienda sueca. Porque de voluntaria ya voy a un refugio a pasear perros abandonados y colaboro organizando y actuando en los eventos del colegio de la pequeña Miss Sunshine.

2014-06-11 12.21.03-1Mientras tanto, en estos meses he pasado por todas las fases posibles. Me he sentido avergonzada limpiando la casa y escuchaba a mi padre decir: “¿Para esto has estudiado una carrera?”. Me he sentido torpe preparando la cena, para descubrir después con orgullo que mi familia disfrutaba de un plato que había cocinado yo solita, la reina de la-cocina-no-es-para-mí. Me he sentido inútil al enfrentarme a anuncios de trabajo que inicialmente se adecuaban a mi perfil, pero en los que no era capaz de imaginarme defendiendo mi candidatura. Me he sentido perdida teniendo que justificar, más que nada ante mí, que a mi edad no tenía una profesión o una carrera que seguir. Me he bloqueado y no veía que en veinte años de vida laboral algo había aprendido. Esas fortalezas de las que hablan los coaches, que te dan la confianza necesaria para venderte y explicar tu trayectoria en una entrevista de trabajo o en una comida de expatriadas en Singapur. Sólo la paciencia de mi querido Mr. Good, muchas charlas acompañadas de vino y besos, la ayuda de la impagable Anna Fargas y la seguridad de querer sacar este proyecto de vida adelante, han hecho que llegue a este punto en el que empiezo a descubrir el placer de la escritura como afición, que me acerca un poco a vosotros…y a mí misma. Vamos a ver adónde conduce esta ilusión.

Anuncios

6 pensamientos en “¿A QUÉ TE DEDICAS?

  1. Mi niña, me encanta leerte, no por cómo escribes (que se te da de PM), si no por descubrir todo lo que hay detrás!!!! Disfruta sin complejos y sin tapujos, has luchado mucho por tener lo que tienes y es hora de “trabajar” para mantenerlo. ¿Te parece poco? A mi no, los que te conocemos sabemos el esfuerzo de enfrentarte a la cocina, a la casa…. Enhorabuena por girar las emociones y disfrutar de ello. Te lo mereces!!!!! Y si, tenemos que tener cuidado en que no se cumpla todo lo que deseamos 😉. Te quiero y te echo de menos!!!!

    Me gusta

  2. Todo lo que estás haciendo, lo estás haciendo fenomenal. Lo importante es que siempre has sido valorada en tu trabajo y que el trabajo importantísimo que haces ahora es maravilloso y veras los resultados dentro de unos años. Siempre ta versátil y tan fugaz! Tu no puedes materializarte, mi niña. Eres aire! Y que bien escribes!!!
    Te quiero

    Le gusta a 1 persona

  3. Susana, me he sentado a leer y leer tus historias y todos estos hermosos relatos, gracias por brindarnos tanto de ti en estas palabras, he llorado, me he emocionado, reído y a veces siento que estoy ahí.
    Regálanos un libro, me muero de ganas por leerlo 🙂

    si no es posible, sigo dando gracias por brindarnos este blog 🙂

    te mando un abrazo

    Le gusta a 1 persona

Si te ha gustado, deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s